Liga MX femenil y varonil : El mismo deporte, diferentes dinámicas.

Por  : Alejandro Vásquez

Twitter : @janfrovh

¿Se puede disfrutar del mismo deporte con distintas dinámicas en su versión varonil y femenil?, ¿cuáles son estas diferencias?

Habrá que entender que el futbol femenil sí es muy diferente al varonil en cuanto a sus dinámicas en el juego, la anatomía de los y las deportistas asì como las capacidades que esta les brinda para el desarrollo del mismo son diferentes. Sin embargo, no me detendré a señalar este tipo de diferencias sino más bien a contrastar las diferencias que se viven desde la tribuna en ambas perspectivas.

Anteriormente, señalé que el futbol femenil en México aún está alejado de los vicios que se presentan en su contraparte varonil y quiero referirme a los que se presentan en torno a las tribunas y el ambiente que se vive dentro de los estadios durante el desarrollo de los partidos.

La tribuna es ese lugar en que el aficionado desborda sus pasiones, desde los cánticos al club hasta los insultos al rival. El aficionado juega un papel muy importante en las dinámicas de los partidos. Canta, grita, empuja al equipo desde las gradas, manifiesta su enojo cuando en la cancha el equipo no anda bien, grita con euforia cada gol, hace rabietas con cada jugada y gol del equipo rival. Sin embargo, la experiencia en la tribuna es diferente en cada estadio, además de todo lo anterior también existen manifestaciones negativas.

La violencia en los estadios mexicanos ha estado presente en situaciones como lo sucedido en 2017 cuando Tigres visitó a Veracruz, así como la reciente visita de Necaxa al Olímpico Universitario de Pumas en la Copa MX. Escenas bastante desagradables y que no deben repetirse. La venta y consumo de cerveza forman parte del folklor en los estadios y, en ocasiones, su abuso es perjudicial para las experiencias en las tribunas. No estoy en contra de la venta de cerveza en los estadios sino en el abuso que, en ocasiones, algunos aficionados le dan. Las ofensas al portero rival con ese característico grito, y que ha traído sanciones económicas por parte de FIFA a la FEMEXFUT. Los gritos racistas que, en ocasiones, se presentan en contra de los jugadores desde la tribuna y de los mismos hacia los compañeros de profesión como en el caso de Darwin Quintero del América forman parte de estos vicios en el futbol varonil, tanto de jugadores como de aficionados.

Sin embargo, en el futbol femenil no se aprecian estas dinámicas, tanto las que enuncie positivamente como las negativas. ¿Por qué?, ¿será que los aficionados que asisten a los estadios para los partidos de liga femenil se comportan distintos? La asistencia es mínima en comparación con las grandes entradas que se presentan en la liga varonil aunque, en ocasiones, se presentan un gran número de aficionados en los partidos femeniles.

La dinámica en la tribuna durante los partidos femeniles es totalmente distinta. Es una entrada general, solo se accede por algunas entradas (casi siempre las que quedan frente a la cámara de las televisoras), gratuita, según las disposiones de cada club. En algunos estadios no se vende alcohol durante el partido, no se presentan los cánticos de las porras, los insultos al equipo rival son contenidos, aunque la liga ya ha expulsado de algunos recintos a aficionados que ofenden a las jugadoras, como el caso de un aficionado en el Necaxa contra Chivas en Aguascalientes, una cuestión de doble moral debatible y cuestionable, (tomando en cuenta lo que se insulta en el varonil). La relación entre jugadoras rivales también difiere de la varonil, existen muestras de afecto dentro y fuera de la cancha; las entradas defensivas son inocentes, sin dolo, basta observar lo ocurrido entre Daniela Solís de Monterrey y Blanca Félix en el partido de Monterrey vs Chivas, sin embargo, el arbitraje de esta liga juega un papel importante, pues no aplica correctamente las reglas y se permiten demasiadas faltas con muy pocas tarjetas. A nivel de cancha también es distinto, mientras que en los partidos femeniles se aprecian valores muy altos de porcentajes de tiempo efectivo de juego, mientras que en el varonil se pausa en cada instante por cualquier tipo de falta.

El ambiente en los estadios durante los partidos femeniles se torna familiar, se siente más seguro. Las personas que no han asistido a un estadio de futbol pueden aprovechar la liga femenil para hacerlo. Aprovechar la oportunidad de observar esta liga antes de que se vicie como la liga varonil.