Rio 2016: Suecia y Alemania disputarán la gran final de futbol femenino

Pocas personas hubieran apostado por una final olímpica entre Suecia y Alemania. Mucho menos que Estados Unidos ni siquiera alcanzaría el podio. Francia también pintaba para alcanzar una medalla, pero su historial dice que a pesar de su excelso juego, no debemos de esperar mucho de ellas.

BRASIL 3-4 SUECIA

Suecia venía de haber sido goleada 5-1 por Brasil en fase de grupos y de perder a Fridolina Rolfo por fractura de metatarso, reemplazada por Pauline Hammarlund. Pia Sundhage seguramente saldría con un esquema táctico, muy estudiado y que sabría que le daría resultado, guste o no guste. Tres mediocentros formaban el escudo de un cuadro escandinavo que salió a la cancha con la clara meta de esperar una contra o un pase largo que pudiera mandar a una guerra física y de velocidad a sus delanteras, frente a una defensiva brasileña que nunca se ha caracterizado por ser lo mejor del equipo.

Brasil pecó de lo mismo durante todo el torneo. Muchas jugadas, centros al por mayor, regates en toda la cancha, pero nula contundencia o terribles decisiones o errores en el último toque. Eso fue su dolor de cabeza este partido. Hedvig Lindahl estuvo presente por aire y en sus tres palos para detener todo embate verdeamarelo. El primer tiempo acabó así y el segundo no fue muy distinto. Suecia adelantó levemente sus líneas y justamente los trazos largos de sus centrales hicieron que se vieran más peligrosas.

La apuesta era irse al alargue y si era posible, a los penales. Una estrategia sincera y coherente de Pía, que conoce perfectamente que su cuadro no tiene gran punch adelante. Poco deben de importarle las críticas sobre aparcar el bus o encerrarse. De nada sirve jugar bonito, tener la posesión y dar 40 pases por jugada si no se refleja en el marcador. Táctica es justamente lo que le hacía falta al futbol femenino y no debe extrañarnos ver cada vez más planteamientos inteligentes y no de simples ganas.

Cristiane, que venía mal físicamente, entró para jugar los tiempos extras. A escasos minutos de terminar el segundo tiempo extra, Brasil tuvo otra oportunidad de ir a la final, pero Lindahl y la mala definición de las anfitrionas las obligó a irse a penales. Ambos equipos llegaron a semifinales desde los once pasos, así que esa presión no era nueva para ninguna de las dos.

Marta, quien había fallado en el partido anterior, tomó la bola primero y lo metió, dando una muestra de coraje a sus compañeras y a todo el Maracaná, que lució abarrotado para apoyar a sus chicas. Todas estaban anotando sus tiros penales, pero la recién ingresada Cristiane falló y Lindahl se encumbró de nuevo. La ilusión sueca no duró mucho, pues en el siguiente tiro, Kosovare Asllani caminó hacia la portería con un evidente dejo de presión. Un mal tiro dejó empatada de nuevo a ambas. La arquera sueca del Chelsea Ladies se vistió de heroína otra vez, cuando le atajó a Andressinha.

La lucha por la presea dorada estaba de nuevo en los botines de Lisa Dahlkvist, dueña de unos increíbles nervios de acero, que parecen ni siquiera hacerse presentes por su cabeza. Tomó el balón y de nuevo lo mandó al fondo de las redes. Suecia asegura ganar medalla de plata u oro, por primera ocasión en su historia. Adelante tendrá a una rival que no se la pondrá fácil: Alemania. Lo único seguro es que gozaremos viendo a una nueva campeona olímpica.

CANADÁ 0-2 ALEMANIA

 Tranquila y sin crear demasiada expectativa, Alemania se coló a la final. Era considerada al inicio del Torneo una de las selecciones fuertes, pero su desempeño en fase de grupos dejó muchas dudas. Parecía que se iba pronto (más pronto que incluso Estados Unidos, del que no se esperaba que fuera eliminado), el resultado del partido de la primera etapa donde cayó ante Canadá 2-1 hacía pensar que la historia podría repetirse nuevamente en las semifinales y dado que las canadienses estaban haciendo un gran torneo, con  victoria, tras victoria, se esperaba una sorpresa de verlas en la final.

 Pero las teutonas tenían otros planes, definitivamente Silvia y sus pupilas demostraron que vienen por algo mejor que una medalla de bronce. Ahora, esta generación ya hizo historia y antes de que Silvia deje la silla directiva Alemania ya tiene asegurada una medalla de oro o de plata.

 Empezaron con fuerza desde los primeros minutos. Alemania, con la experiencia del anterior partido donde Canadá cerró espacios esta vez, no quisieron darle tiempo de acomodar sus líneas filtrándose por el centro y los costados, explotando principalmente las bandas y poniendo en jaque a las laterales canadienses. El gol cayó en el minuto 21, Anja Mittag mandó un pase a Alexandra Popp que entró al área con decisión pero con la fiera marca de Kadeisha Buchanna quien en la barrida provocó un claro penal. Melanie Behringer quien ha derramado toda su experiencia en el torneo se plantó en el manchón penal y desde los once pasos resolvió con seguridad venciendo a Stephanie Labbé.

 Realmente fuerte y muy severa debió haber sido esa llamada de atención que Neid les dio a su portera y a sus defensas antes de este duelo, pues incluso Annike Krahn se transformó en una verdadera líder, más que la propia capitana Saskia Bartusiak que cumplía 100 partidos como internacional.

 Aunque el gol en contra mermó el ímpetu canadiense, en los últimos minutos del primer tiempo recobraron la confianza pero nuevamente la bien plantada defensa hacía acto de aparición. Tabea Kemme se paró inteligentemente en la línea de gol, bloqueando un remate de Buchanan proveniente de un tiro de esquina de Janine Beckie. La oportunidad más clara y cercana de las dirigidas por John Herdman

 En la segunda parte se equilibró el partido, pero Alemania mantenía la posesión, realizó el cambio de Dzsenifer Marozsán por Lena Goessling, por estrategia y por ligeras molestias musculares que aquejaban a la media punta húngara. Canadá también movió sus piezas e ingresó a Diana Matheson quien tuvo al menos dos claras oportunidades de gol que Almuth Shult pudo atajar. Al minuto 59, Alemania sentenció el partido cuando Anja Mittag aprovechó un error en la salida para filtrar el balón a Sarah Däbritz quien realizó un recorte defensivo y remató raso a primer poste, dejando sin oportunidad a Labbé.

 Aguantó muy bien el equipo teutón la presión de las de la hoja de Maple quienes aún en los agonizantes minutos del partido insistían en lograr el gol. Un par de jugadas de tiro de esquina fueron motivo para que las once jugadoras se volcaran en el área con la esperanza del gol.  No fue posible hacer la diferencia y Canadá volverá a pelear por el bronce como lo hiciera en Londres 2012, pero esta vez ante las anfitrionas, mientras que Alemania buscará su primer oro olímpico ante el cuadro sueco.

 El duelo, por la medalla de Oro, será el viernes 19 de agosto en el legendario Estadio Maracaná de Rio de Janeiro, a las 15:30 hrs., tiempo de México.

Foto| FIFA