RIO 2016: LOS CUARTOS DE FINAL

ESTADOS UNIDOS 3 – 4 SUECIA

El partido que todos esperábamos ver no nos defraudó. Un par de viejas conocidas se enfrentaron en los cuartos de final. Pia Sundhage, ex entrenadora de USWNT tenía la ventaja de conocer a fondo a sus anteriores pupilas, sabiendo sus fortalezas y debilidades, por lo que pintaba posible un baño táctico a Jill Ellis, que no se caracteriza por tener grandes esquemas.

La primera mitad transcurrió con llegadas de peligro de Estados Unidos y algunas de Suecia, pero sin que pudieran hacerlo valer en el marcador. Pia Sundhage hizo un cambio, pues Fridolina Rolfo sufrió una lesión que la obligó a meter a la talentosa juvenil Stina Blackstenius.

En el segundo tiempo, el partido se tornó más claro para USWNT. Las suecas apostaban por una contra que pusiera en aprietos a la plantilla de las barras y las estrellas, pues su línea defensiva no está acostumbrada a la presión alta y sabían que sufrirían.

Stina Blackstenius recibió un pase exquisito desde medio campo, que recibió y siguió, hasta quitarse con el cuerpo a las defensas estadounidenses. A la salida de Solo, la artillera definió y anotó el 1-0 que ponía a soñar a las europeas.

Luego, Ellis metió a una Megan Rapinoe que a todas luces parecía mermada físicamente, perdiendo un cambio, pues tuvo que sacarla minutos después. Con una clarísima falta sobre Asllani, Estados Unidos recuperó un balón que rebotó en el rostro de Jessica Samuelsson y cayó a pies de Morgan, que definió sin problemas ante Lindahl, igualando 1-1 el partido al 77’.

El encuentro terminó los 90 minutos regulares sin que el empate se modificara. En tiempos extras, un gol fue anulado a ambos equipos, pero el anotado por Lotta Schelin fue inexplicablemente descontado, como una de las tantas ilógicas y absurdas decisiones de la árbitro Anna Marie Keighley, que ni observando jugadoras lesionadas en el césped, detenía el juego para que entraran las asistencias médicas.

La semifinalista se definiría desde el punto penal. Alex Morgan erró su pena máxima, al igual que Linda Sembrant. Christen Press tenía en sus pies la esperanza semifinalista de Estados Unidos, pero voló su tiro. Lisa “Dala” Dahlkvist podía sellar el sueño olímpico sueco. Hope Solo, fiel a sus modos y mañas, pidió un cambio de guantes para desconcentrar a la mediocentro nórdica, que entre risas sarcásticas, la observó, sin inmutarse.  Un derechazo al fondo y la cancha se volvió una explosión de emociones, pues Suecia pasaba a semifinales y Estados Unidos concretó un fracaso rotundo que la deja sin aspirar al podio por primera vez en su historia.

Finalmente, el viaje olímpico de USWNT termina con unas desafortunadísimas declaraciones de Hope Solo, muy comunes en ella, donde llama cobardes a sus compañeras e incluso ataca a Pia Sundhage y su estilo, aunque haya sido la mejor entrenadora que haya tenido su selección. Palabras y comportamientos que le restan a la enorme figura de la mejor portera del mundo, que insiste en labrar una mala huella fuera de las canchas.

 BRASIL  7-6 AUSTRALIA

Brasil tenía la firme convicción de no fallarle a un público que no ha parado de ovacionarlas, apoyarlas y motivarlas. En frente tenían a Australia, que si bien no es una potencia, es un equipo equilibrado y poderoso que le juega al tú por tú a todos y el partido así fue.

Ambos equipos intentaron y regalaron jugadas de fantasía. Williams sacó muchos de los disparos de la verdeamarela. Australia también hizo lo propio y tuvo bajo los palos a Brasil, que tenía problemas para defender.

El encuentro también se fue a tiempos extras y la cuarta y última semifinalista tendría que esperar otros 30 minutos. El destino no cambió y los penales volvieron a hacerse presentes en los cuartos de final.

Marta y Katrina Gorry fallaron sus penas máximas. La capitana brasileña lucía desolada en la media cancha, esperando que sus compañeras corrigieran su error y seguir adelante en el torneo. Barbara no le falló y atajó el tiro de Kennedy, dándole el boleto a semifinales a su equipo y al pueblo brasileño que saltó en júbilo. Ahora se verán de nuevo con Suecia, a quienes golearon 5-1 en fase de grupos.

CHINA 0-1 ALEMANIA

Se veía venir un partido tranquilo para el cuadro teutón pero sin estar exento de los respectivos sobresaltos que ha tenido a lo largo del torneo. Dominó el encuentro, pero no encontró suerte en la definición. Alexandra Popp llegó en numerosas ocasiones al área terminando frustrada ante una nula precisión. Lo mismo sucedía con Anja Mittag y Dzsenifer Marozsán. Lo que sí es destacable es el aparente “jalón de orejas” de Silvia a sus defensas centrales, pues pese a que no nos ha convencido el desempeño, principalmente de Annike Krahn, la estratega volvió a ponerla como titular, esta vez la veterana defensa pudo verse más activa y menos errática en el campo. No hubo mucha variación en mediocampo apoyándose en los jóvenes valores como Leupolz y Däbritz acompañándose de la experimentada Behringer y una Marozsán que aún no despliega totalmente su potencial, pero no deja de ser protagonista. Por su parte China intentó neutralizar a sus rivales con continuas faltas para desestabilizar y se apoyó en la táctica del contragolpe intentando sorprender a una defensa que ha pecado de inocente, sin embargo nada pudo conseguir más que quedarse con una jugadora menos cuando por doble amarilla Wang Shanshan quien había entrado de cambio en el segundo tiempo tuvo que abandonar el campo de juego al minuto 57.

Ansioso pero estable el equipo alemán buscó acercarse al área por bandas y por el centro. Y ya parecía cantar el gol con una de sus peligrosas jugadas de táctica fija en donde Marozsán cobró un tiro de esquina mandando el balón al corazón del área donde la arquera Lina Zhao rechazó, pero el rebote lo disputaron varias jugadoras cayendo a los pies de Tabea Kemme quien intentó rematar pero Tan Ruyin despejó en la línea, salvando a las “rosas de acero”. Finalmente cayó el solitario gol al minuto 76, cuando Melanie Behringer disparó con potencia un balón peinado por Anja Mittag.

China estuvo a punto del empate que obligara a la prórroga al minuto 83, cuando Leonie Maier cometió una falta en el área y se marcara el respectivo penal, sin embargo Wang Shaung mandó su disparo al poste perdiendo la oportunidad de continuar con vida en el torneo unos cuantos minutos más. Neid echó mano en los últimos minutos de la reserva Svenja Huth, (quien suple a Simone Laudher que causó baja definitiva por la lesión de tobillo que sufrió en el primer partido), sabia decisión para que pudiera tomar ritmo.

El cuadro teutón parece asentarse definiéndose ya como candidato al podio sin alardear de ello y sin generar expectativas. Por lo pronto ya pasaron la siguiente etapa y ahora enfrentarán en semifinales nuevamente a Canadá ante el cual perdieron en fase de grupos. Silvia y sus pupilas deberán darle otra cara al cuadro canadiense, si desean pelear por medalla.

CANADÁ 1-0 FRANCIA

No se apostaba mucho por Canadá al inicio del torneo. Un equipo joven con cambios y ajustes desde que lo vimos como anfitrión en el pasado mundial. Pero poco a poco y sin tanta parafernalia ha demostrado que viene a Río a superar su bronce. Ha dejado fuera a Francia, uno de los favoritos, que aún no da el importante paso para ser letal a pesar de su maravilloso estilo de juego. Se vivió un partido equilibrado con llegadas por parte de ambos conjuntos. Luciendo ligeramente mejor “Les Blues”, manteniendo más posesión buscando generar peligro en el área. Importante y destacada es la actuación que está teniendo la arquera de Washington Spirit, Stephanie Labbé cada vez más segura bajo el arco canadiense, recuperando confianza, es una de las mejores arqueras del torneo, definitivamente.

El segundo tiempo fue más ágil, conscientes de la urgencia del preciado gol. Lo intentaba el cuadro francés con remates de Renard aprovechando su altura, pero la definición no fue la esperada. También dejaba Canadá algunos avisos, pero finalmente encontró la manera de filtrarse cuando Janine Beckie llegó por la banda derecha y mandó un pase cruzado a la mediocampista del FFC Frankfurt, Sophie Schmidt quien bien colocada empujó el balón al fondo, al minuto 56. La árbitro Claudia Umpierrez pasó por alto un claro penal por una falta sobre Eugenie Le Sommer que pudo haber sido determinante, pero no hubo mucho más que Francia pudiera hacer para revertir el resultado y vuelve a casa cayendo de la misma forma que lo hizo en el 2012 cuando disputaba el bronce también ante Canadá.

Por desgracia la derrota de Estados Unidos, el gran favorito y las declaraciones de su controversial arquera opacaron por completo la noticia de que éste fue el último partido de Louisa Necib (ahora Louisa Cadamuro), quien había manifestado que se retiraría después de los Juegos Olímpicos y tras la eliminación de Francia, el partido contra Canadá representó su despedida. Francia y el fútbol femenil en general pierden a una gran orquestadora, una jugadora inteligente y determinante una líder en el campo y una gran compañera quien se va por decisión personal para dedicarse a su familia tras su reciente matrimonio. No nos queda más que decir: ¡Merci Louisa!

Foto|Columbia Tribune