Adiós Necib, adiós a la Zidane femenil

Adiós Necib, adiós a la Zidane femenil 

Los juegos de Río de Janeiro serán los últimos testigos de ver en una cancha profesional a Louisa Necib o, como se le conoce, a la Zidane femenil. Aquí es donde tendrá su última oportunidad de llevar a Francia a lo más alto del futbol femenil: la medalla dorada. Pero antes, tendrá que superar la dura fase de grupos que le tocó en el sorteo, junto a la actual campeona del mundo Estado Unidos, Colombia y Nueva Zelanda.

Pero, ¿quién es realmente la Zidane Femenil?

Louisa Necib nació el 23 de enero de 1987, en Marsella, Francia. De padres argelinos, Necib es comparada con el astro histórico del futbol Zinedine Zidane, no solo por su ascendencia argelina, sino por su sublime habilidad con el balón y su forma de hacer las jugadas. Siempre tuvo gusto por el futbol, en su juventud jugó en equipo de niños hasta que fue considerada para el Celtic de Marsella, y ahí empezó su carrera como profesional en el año 2002, ¡con tan solo 15 años!

 Pasó por todas las categorías inferiores de Francia (sub-17, sub-19, sub-20), hasta llegar a selección mayor en 2005, donde tuvo un inicio difícil, pues en 2007 Francia no logró la clasificación al mundial. Pero, en el 2011, Francia sería la gran sorpresa al llegar a la semifinal donde terminó perdiendo 3-1 vs Estados Unidos. Años después, Necib guió a la Selección Francesa al top 3 del ranking internacional, con una espectacular participación en el último mundial en Canadá, en el que llevó hasta los últimos instantes el partido contra Alemania en Montreal. Este partido será imposible de  olvidar por el corazón que dejaron las francesas en la cancha, pero lamentablemente no se les dio el resultado en la serie de penales.

Con 139 partidos internacionales vistiendo la camiseta de su selección y 34 goles, Necib sin duda, se convirtió en un referente en la selección Gala.

A nivel de clubes, Necib ha marcado una diferencia muy significativa en su paso por el Olympique de Lyon, donde jugó 9 temporadas, junto a figuras como la sueca Lotta Schelin y la noruega Ada Hegerberg.  Siempre consiguió por lo menos un título por año, entre los que destacan 3 títulos de la UEFA Champions League en las ediciones de 2010-11, 2011-12, y 2015-16. En el 2013 fue nominada para el premio Puskas (el premio al mejor gol de año), jugando contra Saint-Etienne, con un cañonazo desde fuera del área que se fue metiendo al ángulo superior izquierdo. Es de las pocas mujeres que ha tenido el honor de entrar entre los 10 mejores goles del año.

Lo único que, tal vez, “quedó a deber” es un Campeonato Mundial o un medalla de oro, pero eso todavía no está escrito… puede ser que se vaya como la legendaria Abby Wambach, en lo más alto, entonando la Marsellesa en Río de Janeiro: definitivamente, lo único que le hace falta a esta crack para sellar una carrera que muchos quisieran tener.

 Foto| Le Figaro