Torneo Preolímpico: México fracasa y termina el sueño olímpico

Otro fracaso más de la selección femenil. El objetivo de calificar a Rio 2016 se quedó en la fase de grupos, incumpliendo lo que la propia FMF pretendía en su plan de trabajo de 2016.

Poco me gano en resumirles el partido. Solo puedo decirles que vimos al Tri Femenil que nos hemos acostumbrado a presenciar: uno que no tiene idea, que carece de una armadora o enganche que pueda generar algo, el que no sabe reponerse cuando las cosas le salen adversas, el del cuerpo técnico inerte que es incapaz de superar tácticamente al rival.

Costa Rica nos estudió bien y cerró los espacios, sabiendo que a México le cuesta generar si no es al pelotazo al espacio. El fogueo internacional que siempre nos había diferenciado de las ticas de nada sirvió.

Esta selección ha pecado no solo de no llamar a jugadoras en gran nivel (porque no estoy segura de que hubieramos pasado incluso teniéndolas a ellas), sino de darse el lujo de seguir con elementos que tienen mucho sin aportar, de tener a otras que solo quieren participar con un combinado nacional y que poco compromiso tienen y algunas que no tienen equipo ni interés por tenerlo, porque las convocatorias son automáticas e incondicionales.

Depender tanto de jugadoras mexico americanas nos ha impedido tener un equipo base fijo y ojo, no estoy en contra de que incorporen a no nacidas aquí con doble nacionalidad, pero tampoco me encanta que sean mayoría que las mexicanas. Me explico. Entiendo que legal y reglamentariamente pueden jugar con México y hay quienes lo han hecho por años, con mucha pasión y compromiso, pero que tu equipo base no pueda estar en todos los torneos porque tiene compromisos en Estados Unidos hace complicado cambiar constantemente tus convocatorias, siempre probando a otras y otras jugadoras.E insisto, la selección no es para enseñar, ni entrenar a nadie. Aquí deben de estar las mejores, no las que tienes que poner en forma, darles todo desde las bases. Que se encarguen de eso los equipos y las universidades.

Siempre he sentido preocupación por el medio campo. Desde hace años no veo una contención pura de calidad y desgaste, una enganche que pueda hacer una genialidad y cambiar todo, alguien que le cubra las espaldas a las centrales, que destruya al rival e incluso hasta que pegue. En banda hemos dependido tanto de Mayor, que no tenerla significa esperar que nuestras laterales suban y que no nos agarren en una contra.

¿Qué vamos a hacer si alguna vez Ceci Santiago se lesiona?, ¿quién será la líder del equipo cuando Maribel Domínguez decida decir adiós a las canchas?. Hay muchas preguntas que hacerse y FMF deberá decidir si quiere seguir cosechando malos resultados.

El proyecto de la liga deportiva de categorías juveniles del Sector Amateur es benéfico, pero, ¿y las profesionales?. No me digan que no es posible que los equipos varoniles, de los más ricos del continente, no se puede poner de acuerdo para crear su filial femenil y armar una buena liga que sea opción para las seleccionadas.

No se pongan la venda en los 0jos y reconozcan que las jugadoras, por mucho que sean ídolas de muchas, también son responsables. No se trata de exonerar a nadie y creer que la culpa es solo de una figura que no ha generado éxitos. El cambio cada vez es más urgente y ahora será FMF quien dirá si quiere tener un equipo de categoría, que si tiene con que lograrse.

Es hora de hacer una limpieza profunda en el programa.