VfL Wolfsburg se corona bicampeona de Champions League con una épica remontada

No podíamos pedir una mejor final de Champions League. Hubo tensión, lluvia de goles, nervios, grandes jugadas, pero sobre todo, un partido espectacular que cada uno de los espectadores disfrutamos. Wolfsburg intentaba refrendar su corona, mientras que Tyreso llegaba con demasiados problemas de carácter económico que le han mermado recientemente, pero que no le impidieron pelear.

El encuentro inició con cierto dominio sueco, teniendo la posesión del balón, pero sin hacer daño durante los primeros minutos. Las lobas tenían peligrosas contras que descontrolaban a la zaga del equipo de Estocolmo. Al 26′, un balón robado por Vero cerca del área, culminó en un golazo de Marta, que regateando a todas las defensas, encajó en las redes con un derechazo.

Tyreso soltó otro certero golpe, cuando a los tres minutos, Christen Press realizó una jugada mágica por banda izquierda, jalando toda la marca y sirviendo al área para que Vero pusiera el 2-o. Al descanso, Wolfsburg parecía perdido y no se sabía si las actuales reinas despertarían en los siguientes 45 minutos en busca de una histórica remontada.

Pero la garra y el espírituo de esfuerzo alemán no nos defraudó, pues las lobas entraron más enchufadas que nunca, descontando el 2-1 a escasos minutos de que iniciara la segunda mitad. Blaisse centró por derecha, a lo que Popp descargó un potente cabezazo, un tanto consentida por las defensas. Wolfsburg estaba más vivo que nunca. Muller, siempre presente en partidos importantes, le dió el empate a las germanas al 53′, en un mano a mano ante Soberg que definió con cero nervios.

El partido, lleno de intensidad y teniendo a las y los aficionados al filo del sillón,dio un vuelco impresionante. La media sueca compuesta por Seger, Dahlkvist y Vero tuvo un primer tiempo exitoso, donde lograron imponerse y darle mucha salida al equipo, recuperando todo, pero en la segunda mitad, Kessler y Goessling relucieron como la eficiente dupla que son, superando al trío de amarillo.

Marta adelantó de nuevo al Tyreso  por 3-2 con un golazo, quitándose a varias defensoras en el área y definiendo justo al ángulo. Klingenberg sufrió una lesión de rodilla – de la cual se desconoce su gravedad y prende los focos rojos en Estados Unidos-, lo que la llevó a salir de cambio por Maddie Edlund. En la reanudación del juego, la polémica se encendió en el campo, pues en lugar de regresar el balón, Wolfsburg acudió con todo por el gol y logró el empate a tres, causando furia en la arquera Soberg, quien reclamó airadamente a Feisst, la anotadora. Boquete también parecía discutir con Goessling, así como ambos directores técnicos.

Ningún equipo regalaba nada y la tensión por el competido juego estaba en el aire. Ambos equipos tenían posibilidad de llevarse la corona, con escasos 20 minutos restantes en el reloj. Roddik, con una complaciente y débil marca permitió que centraran para que Muller sentenciara el 3-4 final.

Tyreso se desbocó los últimos minutos al frente, pero fue insuficiente. Las lobas levantaron su segunda copa europea consecutiva, con una remontada increíble, a base de sangre, esfuerzo e intensidad pura hasta el minuto 93′. Tyreso hizo un gran partido, digna de la plantilla con la que cuenta, pero se durmieron durante un lapso del partido y cometieron errores puntuales en defensa que costaron caro.

Ahora, junto al Umea y Olympique Lyonnais, Wolfsburg es la tercer escuadra en conseguir un bicampeonato europeo. Aquí pueden ver los goles del partido:

http://t.co/G05n9HgBhx.

Fotos| UEFA