Euro 2013: El XI ideal de MujerFutbol

Todo nuestro staff decidió conjuntar opiniones para buscar el dream team de la Eurocopa.  Tomamos en cuenta la trascendencia de su accionar durante el torneo, goles anotados, el aporte a su equipo, etc…, no fue fácil escoger a la oncena más destacada, por lo que podrían haber quedado algunas jugadoras destacadas fuera. Les presentamos nuestro equipo ideal:

Nadine Angerer: Fue de las porteras que permitió menos goles durante el torneo. Sacó la casta, como buena capitana, en partidos importantes, como la semifinal ante Suecia donde realizó salvadas importantes, además de atajar los dos penales de la gran final, convirtiéndose en la figura y jugadora del partido.

Nilla Fischer: Medio de contención por naturaleza, pero defensa central desde hace ya algunos meses. El dorsal número cinco sueco tuvo un torneo fantástico, siendo una de las zagueras más sólidas, realizando buenas coberturas, cortando jugadas de peligro y leyendo la jugada. Suma puntos además por haber anotado tres goles que fueron de vital importancia para su equipo y que le valieron la bota de plata.

Wendie Renard: En general, fue de las defensas más difíciles de superar por sus rivales. Su capacidad de anticipación, habilidad para salir con balón controlado y excelente juego aéreo la colocan como destacada en el torneo. Anotó dos goles, de los cuales, uno valió tres puntos para Francia.

Raffaella Manieri: La lateral izquierda fue la más destacada por su aporte tanto defensivo como ofensivo. Manieri subía constantemente, gracias a su velocidad y capacidad física, acompañando a sus compañeras al ataque. Colaboró con una asistencia.

Leonie Maier: A sus 20 años, la lateral por derecha realizó un torneo sólido, con mucha seguridad en su área, pero también aportando a la ofensiva, donde además se atrevía a sacar tiros desde fuera del área. Rara vez se vio superada por sus rivales.

Caroline Seger: Sin tener los reflectores encima, Seger movió los hilos del mediocampo sueco. Con un esfuerzo físico sobresaliente, iba de meta a meta sin parar, recuperando balones por todo el campo y distribuyéndolos. Baja a defender, roba balones y sube a armar el ataque de su equipo.

Nadine Kessler: Otra incansable del mediocampo. Una máquina que se cansó de robar balones y romper jugadas. Jugó con mucha soltura y liderazgo, sumando varias ocasiones de gol que estuvo a punto de concretar.

Adriana: De las jugadoras más destacadas por izquierda. Volvió locas a sus marcadoras, se encargó de jalar marcas, abrir espacios, nos regaló regates de lujo y colaboró con dos asistencias de gol.

Josefine Oqvist: Jossan hizo gala de su polivalencia y aportó demasiado al ataque sueco por derecha. Congenió a la perfección con sus compañeras de ofensiva y gracias a su velocidad y técnica, ayudó a construir las jugadas de gol de su equipo. Anotó dos goles, que pudieron haber sido más.

Dszenifer Marozsán: El cerebro alemán, que aunque no estuvo al nivel conocido, cambió el rumbo del equipo teutón cuando estuvo en la cancha. Puso el balón donde sus compañeras lo pedían, gracias a su toque de seda. Colaboró con una asistencia y anotó un gol vital, el del pase a la gran final.

Lotta Schelin: Su bota de oro lo explica todo. Consiguió 5 anotaciones de todo tipo, en juego aéreo, con sus clásicos desmarques,  solo rematando, etc. Además, sumó dos asistencias de gol, mostrando la letalidad que le caracteriza

DT Silvia Neid: Jamás perdió el rumbo táctico de su equipo. Mantuvo a su equipo ordenado y manejó a la perfección sus variantes, además de construir una escuadra fuerte a pesar de las bajas importantes que se le presentaron poco tiempo antes de comenzar el torneo.

Foto| Sweden 2013