Anson Dorrance, un técnico legendario

Quienes amamos el futbol sabemos que son pocos los casos de directores técnicos que han logrado mantenerse por muchos años en un mismo equipo. Son escasas las escuadras que apuestan por un proyecto a largo plazo, con objetivos bien establecidos, pero hoy les voy a escribir sobre un hombre admirable y exitoso, aunque quizá algunos de ustedes ya lo conozcan. Me refiero a Anson Dorrance, director técnico de University of North Carolina de NCAA.

Dorrance nació hace 60 años en Bombay, India, pues su papá era un alto ejecutivo de una empresa petrolera, lo que lo llevó a vivir en varios países desde su infancia. Fue mientras vivía en Kenia, cuando le surgió un inevitable amor por el futbol.

No hace falta que les escriba mil párrafos diciéndoles porque es tan bueno, pues los números hablan por sí solos; estadísticamente, Dorrance ha ganado el 93% de todos los partidos que ha disputado en su larga carrera, la cual comenzó en 1979.

Es uno de los directores técnicos más exitosos del deporte en toda la historia, no sólo en futbol femenil. En la ya terminada temporada 2011 cumplió 33 años al frente del programa de balompié femenino con North Carolina Tar Heels, equipo con el que ha logrado la impresionante cantidad de 21 de 28 campeonatos nacionales en NCAA; 20 campeonatos de la conferencia Atlantic Coast, entre muchos otros. Bajo su mandato, las Tar Heels tienen un récord inigualable de 715 victorias, 39 derrotas y 27 empates.

En 2008 fue incluído en el Salón Nacional de la Fama de Futbol, además, el editor en jefe de Sports Illustrated, Tim Crothers, dedicó varios años a escribir su biografía, la cual tuvo altas ventas.

Gracias a sus impresionantes números, Dorrance se hizo cargo de la selección de Estados Unidos por seis años, de 1986 a 1994, en donde consiguió 66 victorias, 22 derrotas y 5 empates.

North Carolina es por tradición una de las universidades con mejor programa de reclutamiento de futbolistas, en el cual Anson tiene mucha ingerencia, pues señala que siempre busca las mismas cualidades en los prospectos que visorean. Me refiero a la disciplina, concentración, capacidad de manejar el estrés, y una de las más importantes: saber aceptar su responsabilidad. Las posibles reclutadas siempre son interrogadas para observar si suelen culpar a los demás o a factores externos de su desempeño.

Grandes futbolistas egresadas de North Carolina, comunicadores e incluso entrenadores de otros deportes, lo señalan como un tipo gigantescamente inspirador y con una capacidad asombrosa de transmitir su conocimiento. A pesar de que ha tenido algunos escándalos en su vida privada, su universidad sigue confiando en su talento y sigue viéndolo como un proyecto construído a largo plazo a pesar de que ya lleva gran parte de su vida con Tar Heels.

Foto| UNC