“Nunca le preguntes sobre fútbol a una mujer”: Medio Oriente

futbolchicafeliz1Hoy me llegó un mensaje que me dio muchísimo gusto, habemos muchas mujeres que estamos involucradas en el fútbol que nos gusta platicar nuestras experiencias:

Roxana, una periodista argentina que vive en Israel tiene un blog donde platica todo lo que pasa, lo que ve y vive en el medio oriente, de ahí el nombre de su blog: “Medio Oriente… con ojos de mujer”.

Les comparto un escrito de ella, de como vive el fútbol en ese país:

Nunca le preguntes sobre fútbol a una mujer

El ambiente es muy particular en un estadio de fútbol en Israel y en la ciudad de Tel Aviv. Claro que no se parece a un Betar Ierushalaim contra Bnei Sajnin, pero tampoco a un Boca-River, o un Peñarol-Nacional, o cualquier otro clásico. Todo es mucho más suave, más familiar y delicado. Incluso en la 5, la tribuna donde están los más fanáticos, los más ruidosos, había un par de muchachos con el torso desnudo, un bombo que sonaba cada tanto y muchos cantitos. Pero nada demasiado alocado. Se veía folklórico y hasta sonaba afinado.

En la tribuna donde yo estaba todos nos hicimos amigos. Nos convidábamos semillitas de girasol y conversábamos animadamente en los tramos más aburridos del partido. Una chica estudiaba para un examen de la universidad y los de alrededor le deseaban que tuviera más suerte que Macabi.

En esta renovada experiencia de ir al estadio de fútbol en Tel Aviv, he descubierto un par de cosas.

En primer lugar he observado que un hombre jamás le consulta algo sobre fútbol a una mujer. En cierto momento, en el extremo opuesto hubo una jugada interesante, hasta que la pelota terminó yéndose a cualquier lado. Mi vecino de la derecha preguntó quién había pateado, y yo dije: “Badir”. El hombre volvió a preguntar quién pateó, y yo le dije un poquito más fuerte (bueno, un poco más que un poquito, aunque era obvio que me había escuchado) que Walid Badir. Entonces el tipo le gritó al que estaba a mi izquierda: “Iosi, ¿quién pateó?”, a lo cual Iosi respondió: “Badir, creo…” Y el otro se sonrojó un poquito y dejó de preguntar.

Por otra parte, así como los inmigrantes no podemos contar o hacer operaciones matemáticas en hebreo sino sólo en la lengua materna, he llegado a la conclusión de que los insultos, al menos en el estadio de fútbol y en noche de Derby, sólo me salen en castellano.

Si ha de ser horrendo vivir un ambiente frío, creo que yo nunca me podría acostumbrar. Aunque cuando amas ese deporte, donde sea puedes apreciarlo. Aquí en México todavía existe la cultura machista de que la mujer no sabe nada de fútbol y se sienten amenazados por ellas cuando se ponen a debatir. Y todavía hay quien solo la lleva al estadio como parte de su decoración, no para disfrutar el espectáculo juntos.

Un partido sin insultos, no tiene sabor… a todos se nos salen; aunque hay “algunos” que se aprovechan y sacan sus frustraciones de la vida con cada peladez que hasta chistosos se sienten.

Definitivamente el fútbol es un idioma universal, muy interesante saber como se vive el fútbol en otras partes del mundo para comparar que en cuestiones culturales estamos en las nubes.

Foto | goldinero.com