Las pasiones del fútbol que provocan tragedias

Lo peor que me podría pasar en un estadio, y lo he pensado muchísimo, es que la gente se enoje y se empiece a poner enardecida; y esto lleve a actos violentos.

Aunque en mis años de asistir a estadios de fútbol jamás he vivido actos violentos, bueno si, hace como cuatro años estuve por accidente enmedio de una bronca afuera del estadio entre las barras de la Adicción y los Libres y Lokos y pensé que por lo menos iba a salir descalabrada; y aunque no pasó nada si me asusté muchísimo; pero bueno siempre he pensado que si algo llegase a pasar jamás sería adentro del estadio.

En ésta semana futbolera me he asustado de ver dos incidentes donde en uno hasta murieron aficionados:

En esta semana FIFA donde se están jugando los partidos clasificatorios rumbo al Mundial de Sudáfrica 2010, en Costa de Marfil, en África se enfrentaban en el estadio Houphouet-Boigny, Malawi contra Costa de Marfil. El estadio estaba lleno a su máxima capacidad pero había mas gente afuera que quería entrar. Da inicio el partido y la gente rompe uno de los accesos del estadio y se mete como puede; y se hace una avalancha de gente, donde mueren 22 aficionados y cientos de heridos. Increíblemente el partido siguió su curso y los jugadores ni cuenta se dieron.

Se dice que la policía utilizó gases lacrimógenos para calmar a la gente enojada porque no había podido entrar y eso causó pánico y la gente se metió como pudo.

Y estoy segura que éste furor lo causó el hecho de que el ídolo de Costa de Marfil que juega en el Chelsea, Didier Drogba regresaba a jugar con su selección.

En otro incidente en Rumania, ayer se celebraba el derbi regional de fútbol entre el Popesti Stefan y el Unirea Dragalina con toda la tranquilidad, donde los visitantes iban ganando por un gol de diferencia, y un jugador del equipo local (Popesti) anota el gol del empate; pero el árbitro se los anula por ser “fuera de lugar” y los jugadores del Popesti se le fueron encima a reclamar.

Algo le pasó al Juez de línea, se ha de haber asustado o enojado que sacó una pistola para bajarle los ánimos a los jugadores. Luego se retiró al vestuario junto a sus compañeros ante la sorpresa de los presentes como si nada hubiera sucedido.

Si nos revisan a nosotros los aficionados para entrar al estadio, que lo hagan con los árbitros y jugadores también. Me pregunto, ¿dónde se habrá guardado la pistola?  Si no se ve tan pequeña….  Es un criminal ese árbitro, aparte de cobarde.

El fútbol causa pasiones, pero hasta ahorita las que he vivido son positivas, espero nunca vivir algo así parecido, porque creo que no regresaría jamás a un estadio.

Foto | jornada